Los estibadores afrontan otra jornada de huelga con la vista puesta en la reunión del martes con la patronal

09-06-2017 / Con la vista puesta en la reunión que mantendrán con la patronal el próximo martes, los estibadores afrontan hoy su tercera jornada de paros, tras el seguimiento masivo de las dos primeras convocatorias.

Patronal y sindicatos volverán a verse las caras en vísperas de la huelga de 48 horas consecutivas prevista para la próxima semana, desde las ocho de la mañana del miércoles 14 hasta la misma hora del viernes 16.

Los sindicatos de la estiba se guardan así un as en la manga hasta el último momento. En función del resultado de la reunión, decidirán si desconvocan una huelga que, por primera vez, pararía los puertos durante dos días.

Impacto limitado

Las dos primeras jornadas de paro han tenido un impacto limitado al realizarse en las horas impares. De hecho, en la última se incrementó el tráfico portuario en un 36%, en las horas pares, es decir, en las de actividad.

Al conocer de antemano las fechas de los paros y al cumplirse estrictamente los servicios mínimos, las empresas han adaptado sus necesidades, aprovechando las horas no afectadas por la huelga.

Sin embargo, el Ministerio de Fomento ha advertido en reiteradas ocasiones de que si continúan los paros, las empresas empezarán a descargar en puertos situados fuera de España. "Esto podría llevar a provocar una situación irreversible para España y para los puertos que hasta ahora reciben esas mercancías", alertaba hace unos días el ministro Íñigo de la Serna.

El peligro de una fuga masiva a otros puertos está cada vez más presente. El puerto marroquí de Tánger, el italiano de Gioia Tauro y el de Malta son los que podrían verse más beneficiados si las grandes compañías deciden evitar España ante el conflicto abierto entre los estibadores y la patronal Anesco. Según fuentes de Puertos del Estado, estos son los puertos con los que compiten Algeciras y Valencia en el Mediterráneo, aunque también hay otros a los que se podría desviar el tráfico como el de Marsella, en Francia; Génova y Livorno, en Italia; Sines, en Portugal, y Damietta, en Egipto.

Quince días después de la ruptura de las negociaciones, patronal y sindicatos volverán a sentarse para tratar de desencallar un conflicto que dura ya cuatro meses.

La aprobación del real decreto que liberaliza el sector de la estiba no ha servido para alcanzar la paz social.

Puntos de desencuentro

Las posturas que mantienen ambas partes continúan muy alejadas. Los estibadores se sienten "maltratados y engañados" por Anesco tras alcanzar un principio de acuerdo que los sindicatos acogieron como un compromiso de la patronal con la subrogación del empleo y la permanencia de las empresas en los centros portuarios de empleo (CPE), las Empresas de Trabajo Temporal en las que se convertirán las Sagep, las sociedades de las que dependían hasta el momento los profesionales de la estiba.

En un comunicado esta misma semana, la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) confirmaba su rechazo frontal a participar de forma obligatoria en los centros portuarios, al asegurar que contravendría la libre competencia y la nueva ley del sector, que fija su concurrencia como voluntaria. Sin embargo, aseguraban que siempre habían ofrecido a los sindicatos "la garantía en el empleo y el mantenimiento de sus condiciones a los actuales trabajadores".

Otro de los puntos de desacuerdo está en el ámbito en el que se debe mover la negociación del nuevo convenio. Los estibadores piden que sea exclusivamente estatal, mientras que las empresas consideran necesaria una negociación paralela puerto por puerto.

+ Información: elmundo.es

ImprimirCorreo electrónico